Que esta pasando en cataluña hoy

noticias de españa de hoy

El 1 de octubre de 2017, la policía del Estado español (conocida como Policía Nacional) se empeñó en tomar las urnas donde los catalanes votaban en un referéndum con dos opciones: a favor o en contra de la independencia de Cataluña del Estado español. La votación se llevó a cabo en edificios con barricadas (la mayoría de ellos colegios públicos) para proteger las cajas que contenían los votos. Con la intención de recoger las cajas y detener la votación, la Policía Nacional utilizó todo tipo de medidas represivas, desde balas de goma, hasta gases y porras. Cerca de 900 personas resultaron gravemente heridas, y dos de ellas se encontraban en estado crítico en los hospitales de la zona.

Las imágenes televisadas de la brutalidad policial conmocionaron a la población catalana, que respondió con protestas callejeras masivas contra la Policía Nacional. Éstas obligaron a poner fin a la represión a primera hora de la tarde, permitiendo que la gente siguiera votando hasta las 20:00 horas. La represión no logró detener el referéndum, en el que votaron 2,5 millones de personas (aproximadamente el 43% del electorado) y el 90% se decantó por la independencia. La policía enfureció a personas que no tenían previsto votar porque no simpatizaban con el movimiento independentista liderado por el gobierno catalán. Muchos de ellos procedían de los barrios obreros de Barcelona. Después de ver la brutalidad, votaron como protesta contra el comportamiento de la policía.

cataluña vuelve a bloquearse

Los inicios del separatismo en Cataluña se remontan a mediados del siglo XIX. La Renaixença (renacimiento cultural), que tenía como objetivo el renacimiento de la lengua catalana y de las tradiciones catalanas, condujo al desarrollo del nacionalismo catalán y al deseo de independencia[9][10] Entre las décadas de 1850 y 1910, algunos individuos,[11] organizaciones[12] y partidos políticos[13] comenzaron a exigir la plena independencia de Cataluña de España.

El gobierno español remitió la declaración al Tribunal Constitucional español, que dictaminó en marzo de 2014 que la declaración de soberanía era inconstitucional. Sin embargo, el tribunal no rechazó el «derecho a decidir», argumentando que ese derecho no implicaba necesariamente la soberanía o la autodeterminación[40][41].

Al mes siguiente, CiU, ERC, ICV-EUiA y la Candidatura d’Unitat Popular (CUP) acordaron celebrar el referéndum de independencia el 9 de noviembre de 2014, y que en él se formularían dos preguntas: «¿Quiere que Cataluña se convierta en un Estado?» y (en caso afirmativo) «¿Quiere que este Estado sea independiente?»[43] El 11 de septiembre de 2014 tuvo lugar otra manifestación masiva, la Vía Catalana 2014, en la que manifestantes vestidos con los colores catalanes, amarillo y rojo, llenaron dos avenidas de Barcelona formando una «V» gigante, para pedir la votación[44] Tras la sentencia del Tribunal Constitucional, el gobierno catalán cambió la votación por un «proceso de participación ciudadana» y anunció que sería supervisada por voluntarios. [El gobierno español recurrió de nuevo al Tribunal Constitucional, que suspendió el proceso a la espera del recurso, pero la votación siguió adelante[45] El resultado fue un 81% de votos a favor del sí, pero la participación fue sólo del 42%, lo que podría considerarse como una mayoría opuesta tanto a la independencia como al referéndum[46] Posteriormente se presentaron cargos penales contra Mas y otros por desafiar la orden judicial[45].

lo que pasa en barcelona hoy

El catalán goza de un estatus especial desde la aprobación del Estatuto de Autonomía de 1979, que lo declara lengua «propia de Cataluña»[2] El castellano había sido la única lengua oficial durante la mayor parte del periodo comprendido entre el siglo XVIII y 1975.

Más del 45% de los encuestados utiliza el español para dirigirse a sus padres (frente al 36% que elige el catalán)[4]. Esto se atribuye a la amplia migración desde otras zonas de España durante la segunda mitad del siglo XX, como consecuencia de la cual muchos catalanes tienen uno o ambos progenitores nacidos fuera de Cataluña. Sin embargo, la mayoría (52,6%) utiliza el catalán con sus hijos (frente al 42,3% del castellano). Esto puede atribuirse a que algunos ciudadanos hispanohablantes cambian su lengua materna por el catalán en casa[cita requerida].

Fuera de la familia, el 48,6% de la población indica que se dirige a los extraños exclusiva o preferentemente en catalán, mientras que la proporción de los que utilizan el castellano es del 41,7%, y el 8,6% afirma utilizar ambos por igual[cita requerida].

noticias sobre el cierre de barcelona

Los inicios del separatismo en Cataluña se remontan a mediados del siglo XIX. La Renaixença (renacimiento cultural), que tenía como objetivo el renacimiento de la lengua catalana y de las tradiciones catalanas, condujo al desarrollo del nacionalismo catalán y al deseo de independencia[9][10] Entre las décadas de 1850 y 1910, algunos individuos,[11] organizaciones[12] y partidos políticos[13] comenzaron a exigir la plena independencia de Cataluña de España.

El gobierno español remitió la declaración al Tribunal Constitucional español, que dictaminó en marzo de 2014 que la declaración de soberanía era inconstitucional. Sin embargo, el tribunal no rechazó el «derecho a decidir», argumentando que ese derecho no implicaba necesariamente la soberanía o la autodeterminación[40][41].

Al mes siguiente, CiU, ERC, ICV-EUiA y la Candidatura d’Unitat Popular (CUP) acordaron celebrar el referéndum de independencia el 9 de noviembre de 2014, y que en él se formularían dos preguntas: «¿Quiere que Cataluña se convierta en un Estado?» y (en caso afirmativo) «¿Quiere que este Estado sea independiente?»[43] El 11 de septiembre de 2014 tuvo lugar otra manifestación masiva, la Vía Catalana 2014, en la que manifestantes vestidos con los colores catalanes, amarillo y rojo, llenaron dos avenidas de Barcelona formando una «V» gigante, para pedir la votación[44] Tras la sentencia del Tribunal Constitucional, el gobierno catalán cambió la votación por un «proceso de participación ciudadana» y anunció que sería supervisada por voluntarios. [El gobierno español recurrió de nuevo al Tribunal Constitucional, que suspendió el proceso a la espera del recurso, pero la votación siguió adelante[45] El resultado fue un 81% de votos a favor del sí, pero la participación fue sólo del 42%, lo que podría considerarse como una mayoría opuesta tanto a la independencia como al referéndum[46] Posteriormente se presentaron cargos penales contra Mas y otros por desafiar la orden judicial[45].