Festival teatro clasico caceres

coloquio beethoven 250 i beethoven : la fougue et la fugue

El Festival de Teatro Clásico de Cáceres se celebra en esta ciudad extremeña desde 1990, con el objetivo de dar a conocer productos de calidad y representaciones de los mejores textos clásicos con compañías de prestigio en el panorama dramático contemporáneo, y poner en valor la conjunción entre el teatro, la música y la danza del Siglo de Oro. Se dan vida a textos de Lope de Vega, Calderón, Shakespeare, así como a las obras de otros dramaturgos desde el siglo XVI hasta la actualidad. También hay una serie de actividades paralelas, como talleres, exposiciones y pequeños espectáculos gratuitos que se han convertido en parte esencial de este festival.

recuerdo o&e, » andrea bochelli, con te partiro», smf

La edición del año 2017 del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida será un acontecimiento histórico para Cáparra, ciudad romana de la antigüedad situada en la región española de Extremadura.    Por primera vez Cáparra pondrá en escena obras maestras del festival de teatro clásico más antiguo de España.

De hecho, esto constituye un salto del Festival de Mérida a la provincia de Cáceres. Y añade Cáparra a los escenarios ya existentes de Medellín y Regina, en Badajoz, y al enclave principal, el Teatro Romano de Mérida. Todos ellos son lugares de la antigüedad romana en la Península Ibérica, donde el espectador puede sentir el peso de la historia mientras disfruta de obras maestras del teatro clásico.

Los espectadores se emocionan con cada representación, que a lo largo de las 62 ediciones anteriores han reunido a decenas de miles de personas que van desde serios aficionados al teatro hasta simples turistas en busca de una experiencia teatral única, desde que en 1933 se pusiera en escena Medea de Séneca en una versión escrita por Miguel de Unamuno. La protagonista principal fue Margarita Xirgu, una incomparable actriz del teatro español.

gilbertb13

«Mucha mierda» es una de las expresiones teatrales más conocidas y antiguas. Se remonta a los tiempos en que el medio de transporte habitual era el caballo. Cuantos más excrementos de caballo hubiera a la entrada del teatro, mayor sería la afluencia de público. Así que tener muchos excrementos significaba disfrutar de un teatro lleno durante la representación.

El castellanizado «romper una pierna» (break a leg) no tiene su origen tan claro. Hay varias teorías populares. Una hipótesis se basa en la actuación del actor del siglo XVIII David Garrick. El actor estaba tan involucrado en la obra de Shakespeare Ricardo III que siguió actuando sin saber que tenía la pierna rota. Otra hipótesis dice que nació cuando los actores hacían una genuflexión al final para agradecer los aplausos del público, que cuanto más éxito tenía más veces tenía que saludar.

Un sinónimo de catástrofe es que te vean silbar en el escenario, la razón es que los fondos del teatro son móviles y utilizan lastres, plomo y estructuras para ser intercambiados. Los encargados de trasladar y ubicar estos fondos se comunican silbando durante los ensayos y el preestreno, por lo que si se silba puede caer un saco de arena sobre la cabeza.

los vivancos | live aeternum bis

El 32º Festival de Teatro Clásico de Cáceres arranca este jueves, 10 de junio, con las entradas agotadas para tres funciones de los 16 espectáculos que ofrecerá en su apartado principal. «Entre bobos anda el juego», con el que arranca el festival, la primera de las dos funciones de «El lazarillo de Tormes», de Rafael Álvarez El Brujo, y «Anhost», el último de los espectáculos programados, ya tienen el aforo completo vendido.

Serán más de 30 propuestas entre teatro, música, danza y títeres para todos los públicos que ocuparán ocho espacios diferentes de la ciudad, principalmente en el centro histórico, con siete estrenos en total (cuatro en la sección principal y tres en secciones paralelas) y la participación de siete compañías extremeñas.

El festival concentrará la Escena Clásica en la Plaza de las Veletas, salvo un espectáculo musical en la iglesia de San Mateo y otros dos en la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno.