Interrupcion voluntaria del embarazo españa

Argentina aborto

Conocer si los futuros médicos de Galicia (España) están dispuestos a expresar su objeción de conciencia a la interrupción voluntaria del embarazo (IVE). También se examinó el nivel de conocimiento de los estudiantes de medicina respecto a la objeción de conciencia en la atención sanitaria, y su conocimiento respecto a los costes en que incurrirían los pacientes si no pudieran ejercer su derecho a la IVE.

Estudio transversal mediante la realización de una encuesta a 350 estudiantes de medicina de 2º y 5º curso del Grado en Medicina de la Universidad de Santiago de Compostela, en el curso 2017-2018.

El 70,8% de los encuestados no declararía la objeción de conciencia a la VTP. Además, el 70% cree que la objeción de conciencia a la VTP puede tener consecuencias negativas para las embarazadas si son derivadas de la sanidad pública a la privada. Sin embargo, el 72,9% apoya que los médicos tengan derecho a declarar su objeción de conciencia a la VTP.

El problema de la derivación de mujeres embarazadas a la sanidad privada, como consecuencia de la objeción de conciencia a la VTP, se presenta como crítico en España, y en Galicia en particular. Los futuros médicos se mostraron muy partidarios de no objetar a esta práctica sanitaria, lo que permitirá resolver el problema en un futuro próximo.

Legislación sobre el aborto

La legislación sobre el aborto en España tiene una historia fluctuante. Durante la década de 1930, la ley del aborto se liberalizó en la zona controlada por los republicanos, pero esto duró poco, ya que el régimen de Franco, con el apoyo de la Iglesia Católica, volvió a prohibir el aborto. Las leyes se relajaron en 1985, y se liberalizaron aún más en 2010. El aborto sigue siendo una cuestión política controvertida en España, pero las medidas periódicas para restringirlo no han contado con el apoyo de la mayoría[2]. En los últimos años, las tasas de aborto han disminuido, ya que se ha introducido un mejor acceso a la anticoncepción de emergencia[3].

Los opositores al aborto, incluida la Iglesia católica, sostienen que se trata de la eliminación de una vida humana inocente, una práctica intrínsecamente maligna y asesina que degrada el respeto por toda vida y conduce a la sociedad hacia una cultura de la muerte[9] El conservador Partido Popular presentó en junio de 2010 un recurso contra varias disposiciones de la ley ante el Tribunal Constitucional. En el programa electoral para las elecciones generales celebradas el 20 de noviembre de 2011, el Partido Popular incluyó la modificación de la ley del aborto[10][11].

Aborto en dinamarca

En la Clínica Ginecológica Sants entendemos que el aborto es un fracaso al deseo de controlar y/o asumir adecuadamente la maternidad. Y es el último paso a dar, que ninguna mujer quiere dar, a no ser que no tenga otra opción.

Para nosotros, como para cualquiera, es muy difícil o casi imposible opinar sobre este tema. Lo único que creemos firmemente es que ante una situación de embarazo no deseado, «tú decides».

– Fármaco misoprostol (CYTOTEC 200 mg): Su función es inducir las contracciones uterinas y el ablandamiento del cuello del útero que provocan la expulsión del embarazo. En este caso se administran 4 dosis de este fármaco por vía vaginal y la propia paciente puede hacerlo en casa.

El ginecólogo realizará un tacto vaginal para comprobar la posición del útero, después introducirá un espéculo en la vagina para visualizar el cuello uterino, tras la preparación de la zona entrará por el canal cervical hasta la cavidad uterina para aspirar su contenido utilizando cánulas flexibles e inocuas, seleccionadas por el especialista según el tiempo de gestación.

Aborto méxico

Ante la aprobación del Anteproyecto de Ley de protección de los derechos de las mujeres embarazadas que ha presentado recientemente el gobierno conservador en España, los Verdes Europeos queremos mostrar nuestra oposición al Anteproyecto de Ley, que supone un retroceso inaceptable en el derecho de la mujer a decidir sobre su propio cuerpo. Además, supone un ataque directo a los derechos y la libertad de las mujeres.

La propuesta de Ley de Derechos Sexuales y Reproductivos y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo presentada por el Gobierno conservador del PP es un desprecio a los derechos de las mujeres. Desde una perspectiva fuertemente ultraconservadora y reaccionaria, responde a las presiones y a los deseos de la Conferencia Episcopal Española, y es el mayor retroceso en esta materia de nuestra era democrática.

En la propuesta de Anteproyecto, el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo se traslada a la supervisión de los médicos, a los que al mismo tiempo, se les somete a amenazas penales basadas en criterios morales retrógrados que poco tienen que ver con la ética o los criterios científicos. La base ideológica de este Proyecto de Ley considera a las mujeres como sujetos sin derechos garantizados, y socava su libertad al priorizar la defensa de los supuestos derechos de «los concebidos».