Alojamiento web que es

Alojamiento de sitios web vergleich

Un servicio de alojamiento web es un tipo de servicio de alojamiento de Internet que aloja sitios web para los clientes, es decir, les ofrece las facilidades necesarias para crear y mantener un sitio y lo hace accesible en la World Wide Web. Las empresas que prestan servicios de alojamiento web se denominan a veces anfitriones web.

Hasta 1991, Internet sólo se utilizaba «… para la investigación y la enseñanza de las ciencias y la ingeniería…»[1][2] y se empleaba para el tráfico de correo electrónico, telnet, FTP y USENET, pero sólo para un número ínfimo de páginas web. Los protocolos de la World Wide Web acababan de escribirse[3] y hasta finales de 1993 no se dispondría de un navegador gráfico para ordenadores Mac o Windows[4]. Incluso después de que se abriera un poco el acceso a Internet, la situación fue confusa[aclaración necesaria] hasta 1995[5].

Para alojar un sitio web en Internet, un particular o una empresa necesitaba su propio ordenador o servidor[6]. Como no todas las empresas tenían el presupuesto o los conocimientos necesarios para hacerlo, los servicios de alojamiento web empezaron a ofrecer alojar los sitios web de los usuarios en sus propios servidores, sin que el cliente tuviera que poseer la infraestructura necesaria para hacer funcionar el sitio web. Los propietarios de los sitios web, también llamados webmasters, podrían crear un sitio web que se alojaría en el servidor del servicio de alojamiento web y que éste publicaría en la web.

Autoalojamiento de sitios web

Un servicio de alojamiento web es un tipo de servicio de alojamiento de Internet que aloja sitios web para los clientes, es decir, les ofrece las facilidades necesarias para crear y mantener un sitio y lo hace accesible en la World Wide Web. Las empresas que prestan servicios de alojamiento web se denominan a veces anfitriones web.

Hasta 1991, Internet sólo se utilizaba «… para la investigación y la enseñanza de las ciencias y la ingeniería…»[1][2] y se utilizaba para el tráfico de correo electrónico, telnet, FTP y USENET, pero sólo para un número ínfimo de páginas web. Los protocolos de la World Wide Web acababan de escribirse[3] y hasta finales de 1993 no se disponía de un navegador gráfico para ordenadores Mac o Windows[4]. Incluso después de que se produjera una cierta apertura del acceso a Internet, la situación fue confusa[aclaración necesaria] hasta 1995[5].

Para alojar un sitio web en Internet, un particular o una empresa necesitaba su propio ordenador o servidor[6]. Como no todas las empresas tenían el presupuesto o los conocimientos necesarios para hacerlo, los servicios de alojamiento web empezaron a ofrecer alojar los sitios web de los usuarios en sus propios servidores, sin que el cliente tuviera que poseer la infraestructura necesaria para hacer funcionar el sitio web. Los propietarios de los sitios web, también llamados webmasters, podrían crear un sitio web que se alojaría en el servidor del servicio de alojamiento web y que éste publicaría en la web.

El mejor alojamiento web

En el mundo del alojamiento web, hay muchas opciones que harán que su sitio esté en la web. Sin embargo, cada una de ellas atiende directamente a las necesidades de los propietarios de sitios web, ya sean grandes o pequeñas.  Bluehost1. Bluehost es el mejor servicio de alojamiento web en general

Aunque la competencia es feroz, Bluehost sigue impresionando en casi todos los aspectos, ofreciendo el paquete completo de velocidad, seguridad, versatilidad y, lo más importante, una excelente fiabilidad por sólo 2,75 dólares al mes.

Hostgator nos ha sorprendido con una oferta exclusiva que ofrece algunas de las mejores características de alojamiento compartido que hemos visto en mucho tiempo, con un montón de regalos como nombres de dominio, certificado SSL y dinero para marketing desde sólo 2,64 dólares al mes.Ver DealHostinger3. Alojamiento compartido Premium de Hostinger

Alojamiento web gratuito

El alojamiento web es un servicio en línea que le permite publicar su sitio o aplicación web en Internet. Cuando contratas un servicio de alojamiento web, básicamente alquilas un espacio en un servidor físico donde puedes almacenar todos los archivos y datos necesarios para que tu sitio web funcione correctamente.

Un servidor es un ordenador físico que funciona sin interrupción para que su sitio web esté disponible todo el tiempo para quien quiera verlo. Su proveedor de alojamiento web se encarga de mantener ese servidor en funcionamiento, protegerlo de ataques malintencionados y transferir su contenido -como texto, imágenes, archivos, etc.- desde el servidor a los navegadores de sus visitantes.

Cuando decida crear un nuevo sitio web, tendrá que encontrar un proveedor de alojamiento web que le proporcione ese espacio en el servidor. Su proveedor de alojamiento web almacena todos sus archivos, activos y bases de datos en el servidor. Cada vez que alguien escribe su nombre de dominio en la barra de direcciones de su navegador, su proveedor de alojamiento transfiere todos los archivos necesarios para atender esa solicitud.